Todo sobre el Yoga

¿Qué es el Yoga?

El Yoga es una disciplina tanto mental como física originaria de la India. Su nombre se suele asociar a los ejercicios de meditación que contemplan algunas de sus vertientes sin embargo, también contempla posturas (o asanas), limpiezas (o kriyas), respiración (o pranayama), cantos (o kirtan), sellos energéticos (también conocidos como mudras) y diversos rituales y mantras que forman parte activa del yoga. 

En función de los practicantes, se podría decir que el yoga conlleva unos beneficios concretos:

En el caso de los practicantes religiosos: la unión entre el alma y la divinidad.

En el caso de los practicantes agnósticos y ateos: un total bienestar físico y mental.

En el caso de los practicantes espiritualistas: una sensación de que el “yo” es un sujeto espiritual y no material.

El yoga nació en la India en la Edad de Bronce y, a partir de ahí, fue evolucionando y bebiendo de diferentes influencias hasta tomar forma como disciplina. Una de las principales bases sobre las que se apoya se desarrolló unos 500 años antes de Cristo en ese mismo país, donde se creó una escuela que años después pasó al Tibet y, de ahí a Japón, China y el extremo oriente.

Hay que incidir en que, pese a tener tanta relación con el hinduismo y el budismo, el yoga lo puede practicar cualquier persona independientemente de su religión (o incluso atea o agnóstica), pues no está directamente ligado a ninguna de ellas.

Qué son los Chacras

chakrasComo ocurrió con los filósofos atenienses en la antigüedad, los primeros expertos en yoga disponían de mucho tiempo para contemplar y meditar en busca del sentido de la existencia y de la vida. Entonces, decidieron elaborar la teoría de los Chakras, auténtica base del yoga. Así, descubrieron que las personas tenemos un alto porcentaje (cerca del 90%) de energía que se encuentra dormida o latente (llamada Kundalini). En aras de hacer despertar dicha energía, que se contrapone a la activa (o Prana), hay que trabajar con los mencionados chakras. Los sabios establecieron 107 chakras -7 son los principales y los otros 100 tienen menor relevancia- que pueden ayudar a transformar ese kundalini en prana. Estos son los 7 chakras principales:

1.Muladhara: Se encuentra en el interior del cuerpo en la zona del perineo -el músculo que se sitúa entre el esfínter anal y los genitales- en la misma base en la que se encuentra la columna vertebral. Este chakra tiene influencia tanto en piernas como en pies, en el esfínter anal, en el recto y en los propios glúteos, entre otros lugares de nuestro cuerpo. Trabajándolo bien, podemos mejorar nuestra fuerza, empuje, potencia, garra y, lo que es más importante, nuestra fuerza de voluntad. Cabe señalar, asimismo, que sobre él se encuentra la Kanda, que es un huevo sutil en el que se ubica la energía dormida kundalini.

2.Swadisthana: Tiene su ubicación en el coxis, que es el último hueso de la base de la columna. Este chakra tiene influencia en los órganos sexuales, en las caderas, en el pubis y en la vejiga y las vías urinarias. Con un buen trabajo en él, podemos conseguir efectos muy beneficiosos en áreas tan importantes de nuestro día a día como pueden ser la adaptabilidad, la tolerancia, la flexibilidad, la creatividad, la sensibilidad o la capacidad lúdica, sin olvidarnos de que podremos potenciar el placer.

3.Manipura: Se sitúa a la altura del ombligo, en la vértebra lumbar que está en ese lugar. Este chakra tiene influencia en ambos intestinos, en el colon, en la vesículas, en el hígado, en el bazo, en los riñones, en el páncreas y, por lo general, en todos los órganos abdominales, así como otros lugares de nuestro cuerpo. Gracias a un buen trabajo de este chakra tendremos más facilidad para retener lo bueno de las experiencias positivas y negativas de la vida, así como una gran facilidad para eliminar lo que sea negativo de ambas experiencias. Por otra parte, mejorará nuestra capacidad de asimilación y nuestra tolerancia.

4.Anahata: Se encuentra situado a la altura del corazón, en una vértebra dorsal en pleno centro del pecho. Este chakra influencia zonas partes del cuerpo humano tan dispares como los brazos, axilas y manos, o los pulmones, omóplatos y bronquios, pasando por la espina dorsal. Por otra parte, no se puede olvidar su importante relación con el corazón, el órgano más importante para la vida humana. Sabiendo cómo trabajar este chakra influenciaremos positivamente nuestros sentimientos, potenciaremos el magnetismo y la sincronía a la vez que fortaleceremos y mejoraremos nuestra gestión de las emociones.

5.Vishudi: Está ubicado en las vértebras cervicales que se encuentran en la base de la garganta o del cuello. Un buen trabajo en este chakra se reflejará positivamente en los hombros, en ambas clavículas, en las mandíbulas y el mentón; y, por supuesto, en el cuello. Este chakra afecta positivamente a las emociones más profundas y nos ayuda a tener una expresión correcta y clara, así como una comunicación positiva, que nos beneficiará a largo plazo.

6.Ajna: Pronunciado Aghkya, este chakra se encuentra en la zona del entrecejo en la parte interior de la cabeza, unos 10-12 centímetros hacia adentro .Influencia por lo general toda la cabeza, con especial atención en la nariz, los oídos y los ojos. Asimismo, guarda importante relación con el tronco del cerebro, la nuca, el hipotálamo y los hemisferios cerebrales. Al tener tanta relación con el cerebro y con nuestra cabeza, sus aspectos positivos afectarán a nuestra intuición, mejorándola, al igual que nuestro discernimiento y, lo que es más importante, mejorará nuestra comprensión espiritual tanto de otras personas como la nuestra misma.

7.Sahasrara: Por último, el chakra sahasrara se ubica en la parte superior de la cabeza, también conocida como la coronilla. Complementa al anterior, pues influencia al resto de partes de nuestra cabeza -la parte superior- y al cerebro. Tiene unos beneficios muy positivos para quienes practican yoga, pues ayuda a la autorrealización y propicia sensaciones de liberación y de iluminación en el día a día.

comments powered by Disqus