Todos sobre los Tipos de Yoga

Cada ser humano tiene unas necesidades. Esto se puede exportar también al yoga, pues diferentes personas pueden buscar diferentes objetivos. De esta manera, surgen los diferentes tipos de yoga, y, cada uno de ellos, evoluciona en base a los objetivos que quiere conseguir y a los que considera más importantes. 

Por otra parte, hay que resaltar que todos los tipos de yoga comparten el trabajo de concentración, relajación y respiración a través de las posturas (o asanas). Habitualmente se habla de tres tipos de yoga clásico y de otros tipos de nueva creación que, por lo general, suelen ir asociados a algún tipo de yoga clásico. Los tipos de yoga clásico son los siguientes:

Raja Yoga (Raya Yoga), también identificado con el Ashtanga yoga.

Como ya hemos comentado, el Raya Yoga también se identifica como Ashtanga Yoga. Se podría traducir como Yoga Real y está escrito por Patanyali en torno al siglo III antes de Cristo. Define que el Ashtanga Yoga tiene 8 miembros:

I.Iama (o prohibiciones)

  • Ajimsá, o no violencia y empatía hacia los demás.
  • Asteia, equivalente a no robar.
  • Aparigraja, que sería el no apego, ni material ni emocional.
  • Satia, igual a la veracidad, por tanto, a la no mentira.
  • Brahmacharia, relacionada con brahma, equivalente al celibato.

II.Niiama (preceptos)

  • Santosha, equivalente a la completa satisfacción.
  • Suadhiaia, que sería recitar para uno mismo.
  • Tapas, relacionada con la disciplina.
  • Shaucha, que equivaldría a la limpieza mental y física.
  • Íshuara Pranidhana, que es la más polémica, pues equivale a ofrecerse a un Dios o Controlador. Para los no creyentes sería ofrecerse a un ente no personificado.

III.Pranaiana (control de la respiración)

Tiene que ver con el prana, que es una energía presente en el aire que respiramos que está considerada como mística. Por otra parte, tiene que ver con el yama, que equivale al control, de ahí que este miembro esté considerado como el del control de la respiración.

IV.Dhiana (sostenimiento)

Viene de el dhara, que es equivalente a sostener. Este miembro explica cómo mientras llevamos a cabo la meditación aguantamos, sostenemos, la mente mediante pensamientos que son fijos.

V.Ásana (postura)

Las asanas de yoga es lo que más conoce el ser humano de a pie con respecto al yoga. En ellas, la columna tiene que mantenerse recta pero en una postura cómoda y estable para nuestro cuerpo. Estas posturas favorecen la meditación. En concreto, un tipo de yoga nuevo, el Hatha Yoga, está centrado principalmente en las asanas.

VI.Dhiana (meditación)

VII. Pratiajara (poco comer)

Este miembro aconseja retirar sentidos y estímulos como el comer (prati: poco – ahara: comer) para lograr llegar más fácilmente al estado de meditación.

VIII. Samadhi (completa absorción de la meditación y la concentración)

1. Jñana Yoga (Gñana yoga): El gñana, por lo tanto, equivale al conocimiento. Al conocimiento que lleva asociado el yoga y que se adentra en terreno sagrado como camino y aprendizaje a una sabiduría que nos libere y nos muestre la verdadera realidad de las cosas (gñana está relacionado con esto precisamente, con la realidad última de las cosas y la vida). Es el más adecuado, por tanto, para quienes se decantan por el pensamiento y la filosofía.

2. Karma Yoga: El karma, palabra que hemos oído en infinidad de ocasiones, equivale a acción. El karma yoga, por tanto, es el yoga de la acción, de una acción dedicada a Dios (o al Controlador). Todo, palabras, mente y actividades se dedican al Controlador. Hablamos de una acción de la que no se espera recompensa material, pues es desinteresada. Un buen karma ya sabemos que repercutirá en una vida de mejores condiciones en una posterior reencarnación (según el Hinduismo). Sin embargo, el karma yoga no discierne entre acciones buenas o malas, sino que todo lo que se hace va dedicado a Dios para que en el momento de la muerte el alma del practicante vuelva a Dios. El yogui, por lo tanto, tiene que mostrar sus esfuerzos y dejar de lado el ego en pos de alcanzar la purificación del alma. Es el más indicado para aquellas personas que son más activas físicamente.

Por otra parte, dentro de las numerosas escuelas de yoga que hay, podríamos considerar como yogas más importantes, por popularidad y por ser los más practicados, los siguientes:

3. Bhakti Yoga: Guarda un gran parecido con el karma yoga por estar ambos enfocados a la total devoción al Dios o Controlador. La principal diferencia entre ambos, por tanto, sería que a los practicantes del bhakti yoga sí que les interesa el conocimiento de Dios o Krishná. Es, por ello, muy practicado por el Hare Krishna, que es el que le ha popularizado en el mundo.

4. Kriyá Yoga: El kriyá yoga es el yoga más práctico y así se describe en los textos en los que está basado. Busca la unión con el Controlador o Absoluto por la actividad diaria y permite que los yoguis evolucionen espiritualmente y alcancen un estado de tranquilidad especial. También es considerado el yoga de la limpieza de las impurezas. Al igual que otros yogas, también presta especial atención en la respiración y en el flujo energético que ésta genera. A través de su práctica podremos desconectar la mente de nuestros sentidos para alcanzar el pratiajara, que ya hemos dicho que es el poco comer, el poco adquirir estímulos externos.

5. Hatha Yoga: Es el tipo de yoga más extendido en la actualidad, pues lo practican y lo conocen prácticamente en cada rincón del planeta. Las posturas con las que se tiende a asociar el yoga -el saludo al sol y la posición del loto- pertenecen a este tipo de yoga, de ahí su enorme popularidad. El principal objetivo de este yoga es el de preparar nuestro cuerpo de cara a que tenga el mejor estado para la meditación a través de la relajación. Gracias a la comodidad de las posturas, el yogui experto puede permanecer mucho tiempo en la misma posición sin necesidad de moverse ni molestias, así que es uno de los yogas más cómodos.

6. Ashtanga Vinyasa Yoga: Guarda estrecha relación con el ashtanga yoga (o raya yoga), de ahí su nombre, y está centrado en las profecías de Sri T. Krishna Nama Acharia, que se registran en el texto Yoga Korunta, de principios del siglo XX. Es, por tanto, un yoga de los más modernos. Este tipo de yoga trata de seguir los ocho miembros del tradicional ashtanga yoga y, en concreto, uno, el pranaiama (o control de la respiración). Presta especial atención, en este sentido, a la sincronización de la respiración. Suele llevar asociado mucha sudoración y un especial aumento de la temperatura corporal, así que es muy positivo para eliminar toxinas. Las posturas requieren buena forma, fuerza y elasticidad, que se irán incrementando a medida que el yogui se habitúe a este tipo de yoga. Es el yoga asociado como yoga para adelgazar.

7. Kundaliní Yoga: El kundaliní yoga es un yoga de muy diversas facetas. No se centra únicamente en el control de la respiración, ni tampoco en las posturas (asanas), sino que también implica la realización de gestos rituales (o mudras), la realización de ejercicios (o kriyás) y el canto de mantras que ayudan a entrar en trance y meditación. Es uno de los más indicados para todo el mundo, pues es un yoga de posturas muy sencillas. No requiere un gran esfuerzo físico y genera tranquilidad y vitalidad a los yoguis que lo practican. Está asociado a una serie de movimientos lentos y a una respiración acompasada, pero muy dinámica. Por último, presta mucha atención a la relajación entre los diferentes ejercicios.

Por último, podríamos hablar de otros yogas de bastante fama, pero que no igualan a los ya mencionados, como podrían ser el Natha Yoga, el Mimansa Yoga, el Purna Yoga (o yoga completo, ya que abarca muy diversos tipos de yoga), el Sarva Yoga (yoga que une el hatha yoga y el bhakti yoga y que se conoce como yoga del toto), el Swásthya Yoga (un yoga muy técnico y sensorial con enfoque puramente práctico), y el Sajayá Yoga (basado en liberar o despertar la energía muerta o kundaliní.

comments powered by Disqus