Yoga para Embarazadas

En principio, no existe ninguna prescripción contraria a la práctica del yoga durante el embarazo, al contrario, se puede realizar durante el periodo de gestación siempre y cuando los ejercicios no sean muy extremos o el tipo de yoga no sea muy complicado. En todo caso, cabe señalar que hay algunas escuelas que recomiendan no llevar a cabo ejercicios de yoga durante los tres primeros meses del embarazo. En este sentido, hay que prestar especial atención a los embarazos que requieran reposo absoluto, pues en ese caso sí que es recomendable no llevar a cabo ningún tipo de ejercicio.

Visto desde un punto de vista general, el yoga durante el embarazo es un ejercicio muy positivo tanto para la madre como para el bebé, pues va a ayudar a que la primera tome conciencia de los cambios que se desarrollan el cuerpo y de la nueva vida que se está gestando. Asimismo, la ayudará a mejorar sus funciones vitales, desde la eliminación de residuos hasta la positiva circulación de los fluidos y, sobre todo, a la, tan importante durante el embarazo, respiración.

Por otra parte, el yoga ayudará a la madre a evitar el estrés y a descargar tensiones, al tiempo que va facilitando que el cuerpo se adapte a los cambios y protegerá, a largo plazo, la espina dorsal. Del mismo modo, no se puede obviar la paz interior que proporcionarán a la madre las sesiones, así como el ambiente de empatía que proporcionará el hecho de llevar a cabo los ejercicios con otras mujeres embarazadas. Finalmente, las sesiones de yoga para madres embarazadas crearán vínculos de unión y apoyo que harán aún más positiva la experiencia de lanzarse a probar el yoga.

 

comments powered by Disqus